ÔĽŅ Cumpliendo mi fantasia | CORNUDOS
Cumpliendo mi fantasia

Cumpliendo mi fantasia

Hab√≠a llegado el momento. Al fin la conoc√≠. Era mi sue√Īo. Era hacer realidad una de mis fantas√≠as sexuales. √Čsta consist√≠a en follar con alguien a quien nunca antes hab√≠a visto. Algo parecido a conocer a alguien en un bar, en una cafeter√≠a, en el metro o caminando por la calle y sin demasiadas explicaciones acabar follando salvajemente. Sin m√°s. Y a continuaci√≥n, al acabar, cada uno por su lado.

En este caso hab√≠a conocido a Isa por Internet. Hab√≠amos hablado algunas veces, nos hab√≠amos visto en foto, pero nada m√°s. Hab√≠a feeling. Hab√≠a qu√≠mica. Hab√≠a conexi√≥n. Y le cont√© mi fantas√≠a. Era la persona. Quer√≠a follar con ella. Ella era la mujer perfecta para poder cumplir con el sue√Īo de follar con una desconocida. Me atra√≠a su f√≠sico, su forma de pensar, su manera de hablar. Acept√≥ el reto y esto es lo que pas√≥.

Era una tarde de finales de julio. Ella viv√≠a en Madrid, ciudad donde yo me desplazaba habitualmente por trabajo. Hac√≠a calor. Mucho calor. Cuando llegu√© a la habitaci√≥n del hotel que hab√≠a reservado d√≠as antes puse la calefacci√≥n al m√°ximo para refrescar el ambiente. Lo prepar√© todo con cuidado. Un buen Rioja y dos copas. Incienso. Algunas velas, a√ļn sin encender. Me duch√©, recog√≠ la habitaci√≥n y dej√© todo ordenado para que Isa encontrara un clima acogedor que la cautivara cuando le abriera la puerta.

Cuando lo tuve todo listo le mand√© un mensaje al m√≥vil: ‚Äúni√Īita, te estoy esperando!!‚ÄĚ. Era la se√Īal que ella ten√≠a que recibir para venir a mi encuentro, para vernos por primera vez, para follar con alguien a quien nunca antes hab√≠amos visto cara a cara. Supongo que los dos est√°bamos algo nerviosos. La idea me encantaba y a ella le pareci√≥ genial cuando se la cont√©. Y, aunque hab√≠amos hablado varias veces por Messenger y por tel√©fono y nos hab√≠amos enviado mensajitos y tambi√©n muchos e-mails, no era lo mismo. Al fin y al cabo, nunca antes nos hab√≠amos visto las caras en vivo. No sab√≠amos c√≥mo eran nuestras sonrisas, nuestras miradas, nuestra imagen en movimiento. Todos sabemos que much√≠sima gente cambia la imagen real respecto a la que ofrece en una fotograf√≠a. Pero me atra√≠a. Y yo a ella.

Y lleg√≥ el momento. Encend√≠ las velas y el incienso. Respir√© profundo y casi, casi me santig√ľ√©. S√≠, ya s√©. Estaba a punto de fornicar con alguien a quien no conoc√≠a y le ped√≠a ayuda a Dios. Bueno, a Dios o a quien sea. S√≥lo deseaba que todo saliera bien.

Isa había recibido mis instrucciones. Ella sabía perfectamente lo que quería hacer en todo momento. Y yo sabía que era muy, muy disciplinada. Y que lo íbamos a pasar muy, muy bien.

A los pocos minutos alguien picó a la puerta. La habitación ya estaba en penumbra. Las velas daban algo de claridad. Y el olor del incienso se mezclaba con el de mi perfume. Era mi favorito. Y como gustaba a todo el mundo, sabía que a Isa también le gustaría.

Abrí la puerta. Isa entró en la habitación. Nos abrazamos. Imagino que seguíamos estando algo nerviosos. Después de aquel abrazo, nos besamos. El momento era mágico. Excitante. Emocionante. Después de besarnos con una pasión increíble para tratarse de dos personas que jamás antes han estado juntos, cerramos la puerta de la habitación y sin despegar nuestros labios, sin separar nuestros cuerpos, nos dirigimos a la cama. Sin mediar palabra.

Isa llegó realmente guapa. Mucho más de lo que me imaginaba. Estaba preciosa. Su sonrisa me encantaba y su mirada me cautivaba. Llevaba un vestido que marcaba las formas de su cuerpo. Aunque con la oscuridad de la habitación y los nervios de la situación casi no me había dado tiempo de poder contemplarla. Pero estaba muy bonita.

Nos tumbamos en la cama. Seguíamos besándonos. Seguíamos abrazados. Rozábamos el uno el cuerpo del otro con nuestras manos, con nuestros dedos. La respiración se agitaba. Nos gustábamos y eso se notaba en nuestra forma de proceder. El momento se agitaba. Se hacía cada vez más salvaje. En el ambiente se respiraba pasión, emoción. Puro sexo. Los dos queríamos más.

Mientras segu√≠amos bes√°ndonos, yo estaba tumbado en la cama debajo de ella. Isa estaba sobre m√≠. Con mis manos rozaba todo su cuerpo. Su cabeza, su espalda, sus piernas y el culito que desde hac√≠a algunos d√≠as deseaba tener, tocar, juguetear y penetrar. Ella me hablaba de su trasero en algunos mensajes y yo so√Īaba con √©l.

Y ella, al notar mi polla cada vez más dura, a punto de estallar, rozaba su cuerpo contra el mío. Y se empezaba a masturbar con mi pene erecto. Siempre por encima de la ropa. Pero se excitaba más y más y su respiración y sus dulces gemidos me estaban dejando cada vez más loco.

Entonces le sub√≠ el vestido y pude comprobar como estaba siguiendo una a una todas las instrucciones. Hab√≠a venido sin bragas. Puse mis manos sobre su culo ahora ya descubierto y yo la apretaba contra mi cuerpo para que notara a√ļn m√°s mi polla deseosa de entrar dentro de ella.

Al mismo tiempo, ella se estaba volviendo loca cuando rozaba su piel con la yema de mis dedos. Muy suavemente. Con cari√Īo. Est√°bamos pegando un polvo dos personas que nunca antes se hab√≠an visto cara a cara pero que ten√≠an una qu√≠mica especial. Parec√≠a haber conexi√≥n sexual.

Nuestra respiración se hacía cada vez más agitada, más rápida. El momento era especial para los dos. Parecía que se nos acababa el tiempo y queríamos aprovechar cada segundo, cada minuto, cada hora, toda la noche.

Me mor√≠a por foll√°rmela, por meter mi polla dura y a punto de reventar y llenarla de leche en su cada vez m√°s mojado y excitado co√Īo. Pero no pod√≠a ser. No tan pronto. Primero quer√≠a saborearla. Chupar su co√Īo. Sentir en mi boquita y en mi lengua el sabor de sus jugos.

Entonces abraz√°ndola la apart√© de m√≠, la coloqu√© sobre la cama y me puse sobre ella. Sin dejar de besarnos, de tocarnos, de rozar nuestros cuerpos. Est√°bamos pegados y no quer√≠amos separarnos. Siempre sin mediar palabra. Ni ella ni yo hab√≠amos hablado todav√≠a. √Čsa era tambi√©n una de mis instrucciones. No deb√≠amos hablar en ning√ļn momento mientras durara nuestro encuentro. La propuesta es que ella llegaba a la habitaci√≥n foll√°bamos, acab√°bamos y despu√©s ella se vest√≠a poni√©ndose la ropa en su cuerpo sudado y todav√≠a manchado de mi leche y se marchaba. Y despu√©s, a los 30 √≥ 40 minutos, yo la llamaba por tel√©fono y habl√°bamos de nuestra experiencia. En eso consist√≠a mi fantas√≠a.

Volviendo a lo que estaba sucediendo en ese momento en la habitaci√≥n 518 de un bonito hotel del centro de Madrid, despu√©s de haberla puesto a ella debajo de m√≠, seguimos bes√°ndonos. Yo mov√≠a mis caderas de forma circular para que notara mi polla durita rozando su co√Īo, su cl√≠toris, su entrepierna.

Empecé a bajar por su cuerpo. Besé su cuello. Sus hombros. Rozaba sus pechos. Siempre por encima de la ropa. Notaba sus pezones erectos. Excitados. Ella tenía sus ojos cerrados. La expresión de su cara reflejaba excitación y eso me ponía malísimo. Quería volverla loca de placer. Así que quité su vestido con movimientos relativamente torpes. Quizás el deseo, quizás la excitación. O directamente porque soy torpe. Pero no era capaz de despojarla del vestido. Tuvo que ayudarme.

Su cuerpo era precioso. Ahora que la estaba contemplando, su desnudez, √©sa con la que hab√≠a so√Īado tantas veces desde hac√≠a algunos d√≠as, me parec√≠a m√°gica, esplendorosa, perfecta. Y ahora ya s√≠, sin vestido que interrumpiera mis deseos, empec√© a recorrer su cuerpo con mis labios, con mis besos, con mis dedos. Y sabore√© sus pezones erectos mientras con una mano acariciaba una de sus piernas y con la otra rozaba su co√Īo para comprobar que estaba cada vez m√°s mojada.

Ella me fue quitando la ropa como pod√≠a. Yo tambi√©n la ayud√©. Dejamos todo a un lado y seguimos bes√°ndonos, toc√°ndonos, roz√°ndonos. Ella busc√≥ mi polla para comprobar el nivel de mi excitaci√≥n. Estaba dura. Muy dura. Y se la coloc√≥ en la entrada de su co√Īo. Y la movi√≥ para mojarla, para lubricarla. Pero era muy pronto todav√≠a. A√ļn no hab√≠a llegado el momento.

Yo seguí besando sus pezones, sus pechos, su barriguita. Y seguía bajando por su cuerpo mientras con mis manos acariciaba sus piernas. Y su vagina. Suavemente. Sin penetrarla. Sin movimientos bruscos pese a lo salvaje del momento.

Y así llegué con mi boquita a su sexo. Lo besé. Pasé mi lengua por su rajita. La puse en su agujerito como si intentara penetrarla. Y seguí mi recorrido por su cuerpo. Acaricié sus piernas, sus muslos, sus rodillas y llegué a sus pies. Los besé. Los contemplé. Me encantaban. Y empecé a subir por su cuerpo pasando mi lengua por cada rincón del mismo.

Le di la vuelta. Me puse sobre ella. Sub√≠ hasta colocarme a su altura. Bes√© su nuca. Observ√© su tatuaje. Mir√© su culito. Me pegu√© a su cuerpo y roc√© su trasero con mi polla mientras besaba y rozaba su espalda. Llegu√© nuevamente a su nuca y empec√© a bajar de nuevo hasta que volv√≠ a llegar a su culito. Lo llen√© de besitos y teni√©ndola as√≠ debajo de m√≠, abr√≠ un poquito sus piernas y roc√© su co√Īo desde atr√°s. Moj√© mis dedos y roc√© la entrada de su culo. Notaba como se estremec√≠a.

Entonces con mis brazos, con mis gestos, le pedí que se diera la vuelta. Seguíamos sin hablar, sin mediar palabra. Ella me miraba con ojitos llenos de excitación y deseo. Yo la miraba e intentaba que entendiera que me moría por follármela, pero que antes le iba a hacer una cosita que le había prometido.

Volv√≠ a besar sus labios. Volv√≠ a recorrer su cuello, sus pechos, sus pezones y su barriguita. Y me fui directo a su co√Īo. Met√≠ mi cabeza entre sus piernas. Con la puntita de mi lengua empec√© a rozar su rajita, su cl√≠toris, la entrada de su co√Īo. Intentaba penetrarla con la lengua. Ella temblaba de placer. Su respiraci√≥n se agitaba m√°s y m√°s y apretaba mi cabeza con sus manos contra su cuerpo.

Y entonces empec√© a lamer todo su co√Īo. Enterito. Desde su cl√≠toris hasta su agujerito. Y empec√© a ayudarme con un dedito. Lam√≠a su sexo, lo rozaba con un dedito. Y con dos. Los mojaba en los l√≠quidos que sal√≠an de su interior. Me ten√≠a loco el momento, la situaci√≥n, su respiraci√≥n, sus gemidos, su agitaci√≥n, el ambiente, el olor a sexo. Con uno de mis dedos mojados rozaba su co√Īo y de vez en cuando follaba despacito su co√Īito mojado. Y con otro dedo, tambi√©n mojado en sus flujos producto de la excitaci√≥n, rozaba la entrada de su culito. Y algunas veces abr√≠a su ano y lo follaba dulce y suavemente.

A todo esto, mi polla estaba dura, grande, enorme, llena y preparada para follarme a Isa con toda mi alma, con todas mis ganas. Deseaba que sintiera mi polla dentro de ella y tenía unas ganas que me moría de llenar su cuerpo de mi leche calentita, de manchar sus pechos, sus pezones con mi semen.

Y as√≠ lleg√≥ su primer orgasmo. Sent√≠ como se estremec√≠a. Los espasmos que acompa√Īaron el momento en que se estaba corriendo llenaron el ambiente de mayor excitaci√≥n, si cabe. Disfrut√© sintiendo como acababa. Sabore√© todos y cada uno de los jugos que brotaron de su co√Īo. Me los beb√≠. Y no dej√© de rozarla hasta que ella me lo pidi√≥. Entonces sub√≠ hasta poner mi cara a la altura de la suya y nos besamos. Nos abrazamos y durante unos segundos nuestros labios se juntaron y nuestras lenguas juguetearon.

Pero entonces ella pas√≥ a la acci√≥n. Sin m√°s dilaci√≥n, fue bajando por mi cuerpo. Bes√≥ mi cuello, mi pecho, mi abdomen. Con una mano busc√≥ mi polla y empez√≥ a masturbarme sin dejar de besarme. Yo estaba a mil. Ella lo sab√≠a. Y sin dejar de mover su mano, se introdujo mi pene en su boca y empez√≥ a saborearlo. Sub√≠a y bajaba. Sus manos, su boca, su cuerpo. Yo gem√≠a. Si no paraba, me iba a correr. Intent√© que parara. No quer√≠a acabar tan r√°pido. Pero ella sigui√≥ lamiendo mi polla. S√≥lo par√≥ para chupar despacito mis huevos. Recorri√≥ cada rinc√≥n de mi sexo. Y entonces, cuando estaba a punto de regalarle mi leche calentita, se detuvo. Se sent√≥ sobre m√≠, se coloc√≥ mi polla en la entrada de su co√Īito y empez√≥ a bajar suavemente para que yo notara como iba entrando en ella. Estaba muy mojada. Muy excitada. Y yo muerto de deseo y a punto de reventar. Y se empez√≥ a mover dulcemente sobre m√≠, subiendo y bajando despacito, mientras se masturbaba con una mano y me miraba con ojos traviesos.

Intent√© contener mi orgasmo, pero entonces me dijo que se corr√≠a otra vez. Y en el momento en que ella estaba acabando yo casi no pod√≠a aguantar. Ella me sonri√≥ y yo con un r√°pido movimiento me deshice como pude de ella, la tumb√© en la cama y empec√© a correrme. Ella me cogi√≥ la polla en el momento en que a m√≠ me ven√≠a el orgasmo y me acompa√Ī√≥ con sus manos. Los chorros de leche calentita llenaron su cuerpo, su ombligo, su barriguita, sus pezones.

La visi√≥n de su torso desnudo con los chorros de mi semen sobre ella era m√°gica. El momento fue impresionante. Hab√≠a cumplido mi fantas√≠a con Isa y entre los dos hicimos que la situaci√≥n fuese excitante, alucinante. Ni en mis mejores sue√Īos pens√© que pod√≠a ser una experiencia tan satisfactoria. Entonces, siguiendo mis instrucciones, sin mediar palabra, ella se puso el vestido y sus zapatos, me bes√≥ y se march√≥.

Media hora después la llamé. Conversamos. Y después de pasar por su casa para ducharse y cambiarse de ropa, volvió. Nos esperaba un Rioja, dos copas y una noche mágica.

Los usuarios han llegado aqu√≠ a trav√©s de √©stas b√ļsquedas:

mysearchdial, fantasias de cornudos, videos pornos cumpliendo la fantasia a mi esposa, cumpliendo la fantasia de la esposa mexicana, video porno de esposa cumpliendo su fantacia, video del cumplimiento de su fantasia sexual de mi mujer, videos porno mexicano la fantacia de mi esposas, fantasia reales de mi mujer, caseros esposa cumpliendo su fantacia.com, cumpliendo la fantasia de mi mujer follando, videos esposas cumpliendo la fantasia con un negro, descargar videos porno mexicano cumpliendo la fantasia de mi esposa me coje el mi culo, videos cumpriendo fansias, cumpliendo las fantacias sexsuales de mi esposa ver videos reales, relato cumpliendo la fatasia con su esposa, cumpliendo la fantacia de mi esposa video, cumpliendo las fantasias de mi esposa xxx casero, cornudos cumpli la fantasia de mi marido ser cojida por otros, videos porno cumpliendo fantacias a las esposas, cumpliendo las fantasias sexuales de mi esposa, casos reales sobre mi primera fantacia seuxual, cumpliendo la fantasia de mi mujer, cumpliendo la fantacia de mi esposa con un negro en espa√Īol, cornudo filmando fantasia sexual, cornudo cumpliendo una fantasia a su esposa, esposa cumpliendo fanasias liberal, mi fantasia era follar con papa, video de mi vieja cumpliendo deseo sexual, video esposo cumpliendo su fantacias eroticas, videos eroticos cumpliendo fantacia amimujer,
ÔĽŅ

Leave a Reply

*
Premium Wordpress Themes