ÔĽŅ Orgia de sexo | CORNUDOS
Orgia de sexo

Orgia de sexo

Esto sucedi√≥ cuando Esther y yo hacia poco que nos hab√≠amos casado, y yo por motivos de trabajo tuve que ausentarme de lunes a s√°bado. Como os dec√≠a estaba yo en Madrid por asuntos laborales cuando mi mujer me llam√≥ a √ļltima hora de la tarde al hotel (entonces no hab√≠an m√≥viles).

- Hola mi amor, ¬Ņpuedo ir al cine con mi hermano y unos amigos? ‚Äď Si, por m√≠ puedes ir. Ya te llamar√© ma√Īana. Un beso.

Cuando al d√≠a siguiente la llam√© not√© que algo extra√Īo suced√≠a

- Hola amor ¬Ņqu√© tal el cine ayer? ‚Äď Bien ‚Äď ¬ŅTe fuiste muy tarde a dormir? ‚Äď S√≠

Yo comenzaba a estar mosqueado por su tono escueto y conciso.

- ¬ŅSucede algo Esther? ‚Äď Bueno‚Ķ S√≠.

- ¬ŅTe has ido a la cama con alguien, verdad? ‚Äď S√≠‚Ķ ‚Äď Eres una mala puta.

Y colgué el teléfono. Estaba cabreado y me sentía cornudo y con nauseas, ella me había puesto los cuernos de novios pero no espera que lo hiciera una vez casados, la vista se me nublaba, pero cuando me calmé, comencé a notar una excitación imaginándomela follando con otro y acabé haciéndome una paja mientras me la imaginaba follada sin piedad por otro (u otros).

No hace falta que os diga que después de eso pasé una semana en Madrid terrible y cuando la llamaba a casa ella me colgaba el teléfono.

La semana se me hizo eterna, por mi mente se sucedían las escenas de ella chupando y follando con lo que siempre terminaba masturbándome en la habitación del hotel.

Cuando por fin conseguí hablar por teléfono con Esther ella me juró que sólo fue un desliz pero yo sospechaba que mentía (es una pésima mentirosa) y que seguía follando mientras yo no estaba.

Una vez regres√© a casa, nuestra relaci√≥n volvi√≥ a normalizarse, intent√© por todos los medios a mi alcance que Esther me contase lo que sucedi√≥. Este es el relato de esa semana, que luego supe que la cosa contin√ļa y dura hasta ahora, pues el tipo este se ha convertido en uno de sus amantes.

La cosa comenzó cuando mi esposa estaba sola y yo en Madrid y como se aburría se fue a casa de su hermano a cenar. Al llegar a su casa estaba con un amigo, Quique. Este sugirió ir a una pizzería para después acudir al cine a la sesión de noche.

Ella se sentó entre los dos. Había transcurrido la mitad de la película cuando la mano de Quique comenzó a coger la de mi mujer, pues compartían reposabrazos, al ver que ella no retiraba la mano, no tardó en descender a su rodilla y lentamente comenzó a progresar hacia sus partes íntimas.

Mi esposa empezaba a estar caliente y para evitar que su hermano viera algo puso la chaqueta encima de sus piernas. Quique, al ver lo que hac√≠a ya no tuvo ning√ļn tipo de reparo, su mano llega directamente a su ya mojado cl√≠toris. Apart√≥ un poco las bragas y sus dedos comenzaron a juguetear con sus labios vaginales, en aquel juego Esther se corri√≥ un par de veces.

Cuando termin√≥ la pel√≠cula, de la cual apenas se enter√≥, se fueron a tomar unas copas a un bar de moda, Quique se comport√≥, pues estaba el hermano, pero ella tuvo que ir al ba√Īo a limpiarse de los jugos vaginales que ten√≠a por todas las piernas.

Como al d√≠a siguiente ella tenia que ir a trabajar le dijo a su hermano si la llevaba hasta casa, √©l le pidi√≥ a Quique que si pod√≠a llevarla √©l. Quique acept√≥ encantado (y mi mujer tambi√©n pues estaba deseando ser follada por √©l) nada m√°s salir del bar y antes de subir al coche se besaron y ella, sin ning√ļn tipo de pudor, le meti√≥ mano en su paquete.

Como es obvio mi esposa no fue a casa sino a casa de √©l, ya en el ascensor se pusieron a besar apasionadamente y apenas entraron en su piso que Quique la tumb√≥ en la cama, le quit√≥ las bragas y hundi√≥ su lengua es su co√Īo. Esther gimi√≥ de placer como nunca antes hab√≠a gemido. Quique estuvo un buen rato comi√©ndole el cl√≠toris, mi esposa se corri√≥ (seg√ļn ella) un mont√≥n de veces.

Luego él se echa en la cama y ella se pu

so a comerle la polla, cuando estuvo dura Esther se montó y comenzó a cabalgar poseída por el placer más desenfrenado. Cuando Quique estuvo a punto de correrse la hizo bajar, le metió la polla en su boca y le soltó todo su semen al fondo de su garganta. Ella se lo traga todo, le limpió la polla con su lengua y como esta volvió a ponerse dura Quique la puso a cuatro patas y poniéndole vaselina en el culo la empaló.

Como comprendiereis esa noche mi esposa no durmió en casa, y yo mientras sin sospechar nada, más solo que la una en Madrid. Esther no durmió, y digo no durmió, porque se pasó toda la noche follando.

Al d√≠a siguiente, que fue cuando la llam√© y descubr√≠ el pastel, ella se fue a trabajar (s√≥lo trabaja por la ma√Īana) y a la hora de comer se fue a casa de Quique a seguir follando y enculando como una aut√©ntica puta.

Así que ya veis, mi adorada esposa, recién casados y ya follando como una experta puta, Quique la inició en ello pues al cabo de un mes de ser su amante (aunque por entonces ella me decía que lo había dejado) él la llevó un fin de semana a su casa en la playa (ella aprovechó que yo estaba de viaje y la historia que me vendió era que se iba a casa de su hermano, puesto que tiene un apartamento en la playa) donde al llegar y después de instalarse le pegó un buen revolcón (vamos un polvo).

Como mi mujer estaba caliente con él, Quique la llevó a cenar y luego a un bar musical, allí él se encontró con unos conocidos, y al rato propuso ir a su casa a echar una partida de cartas.

Ya en casa de Quique mientras sus amigos (tres) y él se dedicaban a beber y a jugar Esther miraba la partida. Uno de los amigos intentó meterle mano a mi esposa pero ella no se dejó, al verlo Quique se levantó y le dijo a su amigo.

-Tío esto se hace así.

Cogió a Esther y la llevó hasta el sofá, la puso a cuatro patas con el culo hacia fuera arrancándole la falda, él se sacó su polla y se la metió en el culo, ella gritó pero Quique sólo decía

-Veis como se hace…

En esa postura mi esposa fue enculada por todos y a partir de ahí la noche fue una orgía de sexo de todos contra ella.

Cuando sus amigos se fueron Quique le preguntó a Esther si lo había pasado bien y ella le dijo que si, que nunca había disfrutado tanto (vamos como que estuvieron hasta la hora de comer jodiéndola por todos sus agujeros) Quique se levantó y se acercó a un mostrador luego volvió a ella y le dio algo

Esther se queda de piedra cuando vio que le daba 30.000 ptas. (de las de antes)

-¬ŅY esto? Pregunta ella‚Ķ -Mi amor es la mitad de lo que he cobrado por ti a esos tipos.

-Pero t√ļ eres un desgraciado, le dijo Esther.

-Venga no te hagas la estrecha que has disfrutado y adem√°s has sacado dinero, no es tan malo hacer de puta de vez en cuando.

Despu√©s de eso mi esposa estuvo unos meses sin verle, pero ya se sabe puede m√°s el sexo que otra cosa, as√≠ que un d√≠a que se encontraron en la calle ella volvi√≥ a la cama con √©l y como si no tuviera bastante estuvo haciendo de puta de √©l (o sea, ella follaba con otros y √©l cobraba) durante casi un a√Īo y medio.

Luego volvi√≥ a dejarlo y hasta hace dos a√Īos que ha vuelto con √©l, no se si sigue haciendo de puta pero no me extra√Īar√≠a dado que ella no puede pasar sin una (¬Ņo varias?) pollas entre las piernas.

Autor: Juanpn00

Los usuarios han llegado aqu√≠ a trav√©s de √©stas b√ļsquedas:

videos de orgias de cornudos, orgias cornudos, sexo duro: mi esposa amantes de las orgias, historias eroticas y videos de cornudos,
ÔĽŅ

Leave a Reply

*
Premium Wordpress Themes